Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Jesús’

“Glòria a Déu a dalt del cel, i a la terra pau a la humanitat que Ell estima” (Lluc 2:14)

 

Aquest és un dels textos clàssics que ens transporten al Nadal, a la mateixa nit del naixement del Senyor. Durant tota la història de la humanitat la promesa de la benaurança quedava lluny, en el futur… just fins aquella nit.

Sabem dels entrebancs de Maria i Josep. Primer l’obligació de fer el viatge per empadronar-se a Betlem, d’on era la família; després que no trobaven on hostatjar-se, i el nen que estava a punt de néixer.

I encara que semblava que no hi havia res preparat per a la vinguda del Fill etern, el cel estava pendent del gran esdeveniment, i se’n va fer ressò. Allà on vetllaven uns pastors, un àngel els va donar la bona notícia, la que els creients d’aleshores esperaven: “Us ha nascut a Betlem el Salvador, Crist, el Senyor”. I en acabar, tota una multitud d’àngels se li va afegir i cantaven les belles paraules que estem considerant.

“Glòria a Déu a dalt del cel!”. És a dir, per a Ell el màxim honor, el reconeixement absolut de la seva grandesa i majestat, i de la fidelitat amb el seu poble.

Confesso que m’hagués agradat ser aquella nit allà al ras, amb els ramats, amb els companys, després d’haver estat conversant d’això i d’allò altre… i de sobte haver sentit l’harmonia indescriptible enmig d’una resplendor espectacular!

Perquè el cel irrompia a la terra, el fill de Déu es presentava físicament, i començava la història definitiva per a cadascun de nosaltres.

L’altra part del càntic que recull el text fa referència a la pau, la tant desitjada pau al món, que ve a ser atorgada a les persones que el Senyor estima. I qui són aquestes persones? Totes, totes i cadascuna! Tu també, si l’acceptes

Durant aquestes festes és bo parar atenció al significat original del Nadal: és una meravellosa història de pau entre Déu i l’ésser humà -a preu de sang vessada-, que possibilita una pau real entre les persones. Perquè es fonamenta en l’amor.

¿Pots començar a intuir com deu estimar-te el Senyor, que va protagonitzar una història tan estranya i, alhora humiliant per Ell, com aquesta?

Durant aquest Nadal i pel nou any que ve, t’animo a redescobrir i celebrar aquesta història d’alegria i fer-la teva, personal.

Bon Nadal, i que el Senyor et beneeixi!

 

 

 

 

Anuncios

Read Full Post »

És Nadal!

No sé si encara, quan arriben aquestes dates, teniu la facultat de sentir-vos com a criatures, il·lusionades, amb la caloreta de l’expectació al cor, envoltades d’un ambient una mica més dolç, amb els ulls plens de llums de colors i l’esperit de nadales…

Per a la canalla, Nadal és l’espera dels regals… després d’haver demanat i demanat! Per molts de nosaltres és un temps càlid de família i amics. Per altres potser són dies d’enyorança més intensa, de naixementsolitud, fins i tot de malenconia i depressió. I per molts el Nadal no és res, només unes vacances de propina, amb uns compromisos socials més o menys imposats.

Però tot això no té a veure gaire amb l’origen de la festa. Si anem a les fonts, ens adonem que el que s’hauria de celebrar és una història ben singular, un fet que va més enllà del que hom podria imaginar. Perquè sembla ser…

Sembla que al principi Déu va crear totes les coses, i a l’ésser humà també. I mantenia amb ell una sorprenent relació quotidiana i íntima que omplia el cor de la criatura.

Estaven advertits, aquells primers humans, de que la mort podia recaure damunt d’ells si no es cenyien a les instruccions òptimes, però van qüestionar les paraules amoroses i de protecció del Creador, van desafiar-lo, i donaren així entrada a la desgràcia endèmica i la roïna més absolutes, a la separació irremeiable de qui havia proveït tot un meravellós univers i una rica i bella terra on viure, a causa del mal.

Ja no hi havia marxa enrere, ja no hi havia remei. Però…

Però hem dit que aquest Déu és tot amor, i no es va desentendre d’aquells humans malagraïts i traïdors, i ja tenia preparat un gran pla de vida i plenitud… absolutament immerescut. I aquest pla incloïa el Fill de Déu fent-se ell mateix una criatura limitada, que aquí vam conèixer com a Jesús de Natzaret. La humiliació era tan gran, tan incommensurable, que ni que hagués nascut al palau més magnífic de la terra s’hagués pogut obviar!

I no només això: un cop Jesús ja havia renunciat a la condició de Déu i es trobava en la de servitud, s’humilià ell mateix i es féu obedient fins acceptar la mort, però una mort de creu. El Nadal és el principi d’aquestatres_cruces història, de la gran humiliació que voluntàriament i per amor a nosaltres va patir el Fill de Déu.

La qüestió és que fins i tot en aquells primers moments del naixement, la glòria del Senyor traspuava: allà a la muntanya, la resplendor i la multitud d’àngels cantant; a l’orient, la insòlita estrella que va fer decidir als savis a buscar el Rei que havia nascut… I ja després, tots els miracles…

Aquests dies procurem fer una mica de silenci enmig de la festa per recordar i redescobrir. Nadal són les primeres passes d’un camí d’humiliació infinita i de sofriment que conduïa fins a la creu. I tot, per fer possible la nostra reconciliació amb Déu, perquè ens ha estimat des de sempre…

Read Full Post »

Yo tengo esperanza

Quería empezar mi reflexión de una manera original y cautivadora… pero va a ser que sólo se me ocurre decir, a modo de declaración, que yo sí tengo esperanza .

Incluso a finales de este 2011 en que nuestra crisis europea, en lugar de retroceder, parece que abre más la brecha; a pesar de que al dejar vagar la mirada por España no encuentro un rincón donde posar los ojos en el que no haya deudas imposibles, recortes de servicios necesarios, y corrupción que, como un insulto tras otro, cae sobre nuestras cabezas de gente esforzada en sacar el día a día adelante; aún sabiendo que el planeta quizá ya está tocado de muerte, desertizándose y contaminado, y que difícilmente será un hogar acogedor para nuestros hijos, reitero, yo tengo esperanza .

A pesar de que este mes de diciembre y en este primer mundo en el que vivimos también estamos rodeados de ruina y de miseria física y moral, de que las personas muchas veces tienen de compañeras a la soledad y la tristeza, escoltadas por el temor, tengo esperanza .

Y no es que yo sea miembro del Club de los Optimistas Incorregibles (me permito hacer uso del título de la novela de Jean-Michel Guenassia, buena obra, por cierto). No es eso.

Es que hay esperanza para este mundo, que ya se ve que podría ser hermosísimo; y para la gente, que también evidencia que es capaz de grandísimas cosas. En lo humano, ¡cuánta nobleza y entrega, cuánto altruismo desinteresado! Y por poner otro ejemplo, los impresionantes avances de la ciencia en tantísimos campos. ¿Qué me decís del bosón de Higgs , que tiene a la comunidad científica expectante, porque de su existencia depende que la teoría actual que explica el universo sea correcta? Y como no se puede observar directamente con la tecnología actual ya que, si existe, se desintegra en una fracción de segundo en otras partículas, ahí están los físicos, con indicios fascinantes de que están a las puertas de dar un paso más en el conocimiento del universo…

Mi esperanza está en Jesús , aquel que nació en Belén, pasó unos primeros años en Egipto, se le conoció como el nazareno , de Galilea, y fue ejecutado injustamente en Jerusalén. Que recorrió aquella pequeña porción de territorio no sólo hablando cosas que sorprendían y admiraban, y que dejaron en más de una ocasión sin respuesta a sus enemigos declarados, sino también haciendo obras prodigiosas que demostraban la autoridad de sus palabras.

Los que tuvieron la fortuna de coincidir con Jesús de Nazaret le vieron multiplicar panes y peces, y pensaron (¡y llámales tontos!) que hubiera sido una buena idea hacerle rey, y no trabajar nunca más en su vida. También fueron testigos, y muchos beneficiarios directos, de su acción sanadora, ¡e incluso le vieron resucitar muertos! Y algunos también, asombrados hasta la maravilla y sobrecogidos, le vieron dominar la tormenta que les hacía naufragar aun siendo navegantes expertos, y se preguntaron: “ ¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen? ”.

 Yo no estuve allí pero, como en la serie estadounidense “ Caso Abierto ”, al repasar los hechos y los testigos del pasado, me doy cuenta de que hay buenas razones para tener esperanza . Y me detengo en María, por ejemplo, cómo escuchaba el relato de los pastores al llegar al establo: que si un resplandor sobrenatural en la noche, que si el ángel indicando que el niño estaría acostado en un pesebre, que si luego la multitud de criaturas celestiales… Más tarde, los sabios venidos de Oriente. ¿De qué, si no fuera el Altísimo moviendo los hilos desde los cielos, hubieran venido aquellos nobles, con su idea elemental: los reyes nacen en los palacios ?

Veo a Jesús en el templo, a la edad de doce años, asombrando a los maestros de la ley. ¡Cómo podía ser de otra manera! Y a su madre, y al que le hacía de padre, admirados…

Y como sea que en ocasiones me siento como Pedro, que lo ve claro pero falla, que se lanza y que proclama mientras vive una vida tocando con los pies en el suelo y se equivoca, pero sabe…

Pedro sabe porque estuvo, porque vio, porque conoció al Señor Jesús de cerca. Al final de su vida, en la segunda carta que tenemos de él, cuando es la hora de la verdad y de nada sirve autoengañarse, Pedro recuerda, conmovido y aún maravillado: “ Cuando os anunciamos la venida gloriosa y plena de poder de nuestro Señor Jesucristo, no lo hicimos como si se tratara de leyendas fantásticas, sino como testigos oculares de su grandiosidad. Él recibió, en efecto, honor y gloria cuando la sublime voz de Dios Padre resonó sobre él diciendo: ‘Este es mi Hijo amado, en quien me complazco’. Y nosotros escuchamos esta voz venida del cielo mientras estábamos con el Señor en el monte santo. Tenemos también la firmísima palabra de los profetas, a la que haréis bien en atender como a lámpara que alumbra en la oscuridad hasta que despunte el día y el astro matinal amanezca en vuestros corazones… [i] .

El mismo Pedro, en su primera carta, habla de que todo lo que sabe sin lugar para las dudas, le hace tener esperanza , pero no una esperanza cualquiera o basada en un fundamento cuestionable. Él lo remarca cuando dice que bendice a Dios, porque “según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos” [ii] .

Y aquí encontramos el punto clave: que Jesús resucitó. Porque aquellos temerosos, cobardes e incrédulos discípulos suyos (y podemos dar nombres), una vez convencidos del hecho, trastornaron el mundo, hasta hoy, con la noticia.

Lo supieron sus enemigos, todos los que viajaron a Jerusalén y quisieron cerciorarse pudieron comprobar desde un primer momento la sucesión de los hechos, pues no fueron sucesos ocultos sino que todo ocurrió públicamente y a la luz del día, con muchos testigos.

Siendo racional y sensata, y ateniéndome a los datos de los que dispongo, tengo esperanza porque yo sé que Jesús fue real , murió por mis pecados como dice la Biblia, y resucitó; porque un mito no se forja en cinco minutos sino en siglos de oscuridad, y sin embargo el mensaje de una esperanza viva que proclama el cristianismo se comenzó a extender en cuanto los seguidores se convencieron de la veracidad de lo que había ocurrido; porque las vidas cambiadas radicalmente por el Señor Jesucristo a lo largo de toda la historia son la mejor prueba que puedo pedir.

Este próximo 2012 pinta oscuro a muchos niveles, en muchos ámbitos. Pero en lo que se refiere a las cuestiones de verdadero valor, las que en realidad determinan nuestra vida aquí y nuestra eternidad, definitivamente tengo esperanza.


[i] 2ª Pedro 1:16-19 (LP)

[ii] 1ª Pedro 1:3 (RV60)

 

©Protestante Digital 2011

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: