Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 septiembre 2010

En ocasiones, cuando se llega a ciertas situaciones en la vida y puedes permitirte el lujo de mirar atrás con relativa calma, quizá te sea concedido el apreciar algunos de tus aciertos y de tus errores. Vislumbras incluso las encrucijadas, aunque es posible que cuando las viviste no te percataras de que lo eran, e intuyes que, de haber tomado otro camino, las cosas quizá hubieran sido diferentes.

En mi caso, en los últimos años, y muy especialmente en estas últimas semanas, he sido consciente de lo que ahora entiendo que ha sido uno de mis mayores errores en la vida, y está relacionado con el ámbito de las aficiones. ¡Qué distinto hubiera sido todo si me hubiera fascinado el mundo del fútbol!

Ahora que estoy tomándome la cuestión de manera seria, me he dado cuenta de las infinitas ventajas que me he perdido. Por ejemplo, estar imbuida de un sentido de pertenencia compartido con cientos, con miles de personas, según la grandeza del club del que me haga seguidora. Y eso es importante, pues te hace sobrellevar mucho mejor ese tema que nos ronda siempre, el de la soledad. La oportunidad de conversar y discutir, creo que también puede ser de mucha ayuda en este aspecto: he observado, en algunas cafeterías por ejemplo, que puedes intervenir aunque no conozcas a nadie, y expresar tus opiniones sobre muy diversos temas relacionados con el fútbol. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Que por nosotros no quede

Nos preguntábamos en el primer artículo de esta serie acerca de si nuestros niños van con gusto a las reuniones de la iglesia y apuntábamos lo que, a la luz de la Biblia, entendemos que es la práctica correcta en el seno de la familia. En la segunda entrega considerábamos algunas costumbres que pueden entorpecer la transmisión de nuestra fe, tanto en el ámbito familiar como en el eclesial, y algunos aspectos que pueden darse y que son contradictorios con esta fe que los adultos decimos profesar.

La importancia del tema que nos traemos entre manos radica en que la iglesia no es una asociación más, un club o agrupación como cualquier otro, sino el cuerpo de Cristo, el Hijo del único Dios vivo y verdadero, que ha provisto la única manera de ser salvos, por el perdón de nuestros pecados, y de disfrutar la vida eterna. No es cualquier cosa. No hay nada parecido en el mundo en cuanto a trascendencia real. Por eso, cuando nuestros hijos no quieren acompañarnos a los cultos y a las otras actividades de la iglesia, se pierden una oportunidad de bendiciones que sería larga de enumerar. Sabemos que la iglesia no es la única manera de encontrar a Dios, pues más bien es Él quien busca a cada persona, y puede hacerlo a través de su Palabra o de cualquier otro modo, pero es el plan que diseñó para su pueblo y, aunque a veces nosotros lo estropeamos con nuestras debilidades y flaquezas, es el mejor plan.
(más…)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: