Feeds:
Entradas
Comentarios

Entre jocs, piscina i menjars a l’aire lliure sota un cobert, cada dia hi ha qui s’encarrega de parlar-nos del Déu del cel i del que diu la seva Paraula. Jo tinc sis anys.

Aquell matí ens expliquen la paràbola de l’ovella perduda: que si un pastor que tenia cent ovelles, en veure que li manca una, deixa les noranta-nou a recer i surt a cercar la que està extraviada, i no s’atura fins que la troba. I quan la troba es posa molt content, se la carrega damunt les espatlles perquè està lesionada i, en arribar a casa, ho celebra amb els amics i veïns.

foto de analogicus by pixbay

I que aquell pastor de la història representa Jesús, que em busca perquè l’importo, que jo sóc l’ovella perduda, i que Ell no només va anar per aquest món buscant les persones, sinó que venia del cel, com a fill de Déu que és, en una humiliació infinita, per pagar el preu del meu rescat, el preu de la seva vida.

Amb sis anys d’edat jo ja sé per què estic perduda, puc entendre el sentit de les paraules, no només perquè els monitors ho expliquen amb traça a les criatures, sinó també per la benedicció d’haver-me criat en una llar cristiana, on amb amor i tendresa se m’ha anat instruint sobre els conceptes que exposa la Bíblia.

I estic perduda pel meu pecat. Algú podrà dubtar, però a sis anys –i abans també!– una nena sap perfectament que hi ha coses que estan bé, i unes altres que estan malament (insultar, mentir, estomacar la germana, sentir ràbia profunda quan les coses no surten com una vol…), i això la Bíblia ho defineix com a pecat.

I m’acaben d’explicar la solució, i em sento concernida de manera clara i directa, i em sembla que el més intel·ligent és deixar-me trobar pel Pastor. I conec el concepte, ja ho he dit abans, perquè sé que el que vull fer és convertir-me, en aquest sentit espiritual que té la paraula.

I plorant de neguit, m’acosto als meus pares, que són allà de monitors, i els dic que em vull convertir. I ells ho entenen, però per apaivagar l’emoció del moment –saben que els cors dels nens són tendres i impressionables– em proposen esperar fins la nit, fins a l’estona d’oració en família d’abans de dormir.

De moment em quedo conformada, però no per molta estona, perquè em ve a la ment que si, per alguna raó imprevista, morís abans de la nit, jo estaria encara perduda i no pas als braços del pastor.

Amb desconsol torno a buscar els meus pares i els dic que res d’esperar fins la nit, que millor ara mateix, i em diuen si em sembla bé de pujar a l’habitació per demanar-li al Senyor el perdó dels meus pecats. És clar que sí!

I pugem tots, la meva germana petita també, i ens agenollem davant d’una de les lliteres, i torno a plorar, perquè no sé com dirigir-me a Déu en un moment tant important. I el meu pare em diu que si em sembla bé que ell digui les paraules, i jo les repeteixo…

“Senyor, gràcies perquè m’estimes tant. Gràcies per enviar Jesús a morir per mi a la creu, per buscar-me. Et demano que em perdonis tots els meus pecats. Des d’avui entrego la meva vida a les teves mans. Moltes gràcies. En el nom del Senyor Jesús, amen.”

Avui, 48 anys després, només puc donar gràcies per la seva fidelitat tot aquest temps, per la miríada de benediccions que m’ha regalat, i perquè no m’ha deixat mai de la seva mà.

Anuncios

En los momentos de dolor, cuando el miedo al sufrimiento nos atenaza y el futuro pinta oscuro, sabemos que solo hay uno que puede sernos consuelo, paz y refugio, y es nuestro tierno Señor y Salvador. Pero es que además, Él es tan bueno y misericordioso con nosotros, que nos regala una familia, una extensísima familia en la fe repartida por todo el mundo.

Y es en estos momentos tan difíciles de tristeza profunda y desamparo cuando cobra especial valor la solidaridad de esta familia que apenas conocemos, su cariño, comunión y empatía, de tal manera que nos sentimos acompañados en nuestro caminar solitario por el desierto.

La palabra hermana o hermano cobra una fuerza especialmente alentadora cuando toma este sentido más allá de la familia natural. Porque entonces es por elección, porque alguien decide estar a tu lado en los momentos menos gratos.

Muchas de estas hermanas y hermanos se acercaron, se identificaron con nuestro dolor y permanecen a nuestro lado casi diariamente desde hace cerca de dos años.

Han supuesto esa compañía y arropo necesarios, y el consuelo de saber que nuestra pequeña historia con nuestra tragedia que a nosotros nos parece inmensa importa. Importa porque se nos ama, y se nos tiene presentes de manera continua delante del Padre en intercesión.

Son personas que se reúnen en lugares tranquilos para orar juntas, o que lo hacen en sus momentos de calma íntima con su Dios al empezar o finalizar el día; que en su gran mayoría reciben las noticias de lo que el Señor está obrando o permitiendo en la vida de nuestra hija a través de grupos de WhatsApp o correos electrónicos. Y que en algún momento de la jornada vuelven a acordarse de nuestra pena, y de nuevo se dirigen al Padre celestial, sabiendo que Él nos ama y que lo puede todo.

Se alegran con cada resultado que indica una mejora, por pequeña que esta sea, y lloran con nosotros cuando las cosas no van bien. ¡Hemos visto lágrimas de amor llenando sus ojos en tantas ocasiones!

Otras veces, en una boda, en una conferencia, en el campo estando de excursión, se te acerca alguien, te mira y te pregunta: “¿Eres la madre de Sara?”. Y cuando les contestas que sí te dicen: “Estamos orando por ella desde el principio. Y por todos vosotros”.

Y entonces sentimos gratitud, una gratitud enorme hacia todos ellos, que se han calzado nuestras sandalias y claman a Dios por nuestra hija, por su marido David, por cada circunstancia. ¡Y gratitud al Señor!

Joan 19:30

*Del programa “Nèixer de nou”

Salm 119:05

 

*Del programa de TV3 “Nèixer de nou”

 

 

Bon Nadal!

 

*Del programa de TV3 “Nèixer de nou”

“Glòria a Déu a dalt del cel, i a la terra pau a la humanitat que Ell estima” (Lluc 2:14)

 

Aquest és un dels textos clàssics que ens transporten al Nadal, a la mateixa nit del naixement del Senyor. Durant tota la història de la humanitat la promesa de la benaurança quedava lluny, en el futur… just fins aquella nit.

Sabem dels entrebancs de Maria i Josep. Primer l’obligació de fer el viatge per empadronar-se a Betlem, d’on era la família; després que no trobaven on hostatjar-se, i el nen que estava a punt de néixer.

I encara que semblava que no hi havia res preparat per a la vinguda del Fill etern, el cel estava pendent del gran esdeveniment, i se’n va fer ressò. Allà on vetllaven uns pastors, un àngel els va donar la bona notícia, la que els creients d’aleshores esperaven: “Us ha nascut a Betlem el Salvador, Crist, el Senyor”. I en acabar, tota una multitud d’àngels se li va afegir i cantaven les belles paraules que estem considerant.

“Glòria a Déu a dalt del cel!”. És a dir, per a Ell el màxim honor, el reconeixement absolut de la seva grandesa i majestat, i de la fidelitat amb el seu poble.

Confesso que m’hagués agradat ser aquella nit allà al ras, amb els ramats, amb els companys, després d’haver estat conversant d’això i d’allò altre… i de sobte haver sentit l’harmonia indescriptible enmig d’una resplendor espectacular!

Perquè el cel irrompia a la terra, el fill de Déu es presentava físicament, i començava la història definitiva per a cadascun de nosaltres.

L’altra part del càntic que recull el text fa referència a la pau, la tant desitjada pau al món, que ve a ser atorgada a les persones que el Senyor estima. I qui són aquestes persones? Totes, totes i cadascuna! Tu també, si l’acceptes

Durant aquestes festes és bo parar atenció al significat original del Nadal: és una meravellosa història de pau entre Déu i l’ésser humà -a preu de sang vessada-, que possibilita una pau real entre les persones. Perquè es fonamenta en l’amor.

¿Pots començar a intuir com deu estimar-te el Senyor, que va protagonitzar una història tan estranya i, alhora humiliant per Ell, com aquesta?

Durant aquest Nadal i pel nou any que ve, t’animo a redescobrir i celebrar aquesta història d’alegria i fer-la teva, personal.

Bon Nadal, i que el Senyor et beneeixi!

 

 

 

 

Leo con un profundo pesar y absoluto pavor el último editorial de una revista cristiana evangélica de larga trayectoria en el mundo protestante. También accedo a la reseña de las palabras de un cardenal católico sobre el mismo tema. Pero confieso que me duelen mucho más las del medio protestante, por cercano, por querido, por haber estado presente en mi vida durante muchos años. Y me pregunto: ¿qué clase de disyuntiva es esta?

La tristeza responde a la constatación de lo que muy probablemente es soberbia, la que implica creer que el que no piensa exactamente como yo (en política, en cuestiones eclesiales, en lo que sea) está tan, pero tan equivocado, que queda automáticamente excluido de la salvación, y su nombre no puede constar en el libro de la vida (¡hasta parece que hay quien está deseoso de ir con la goma a borrarlo!).

Y me pregunto cuándo hemos aprendido así a Cristo. Él, el diseñador de la diversidad y lo plural, el de la creatividad infinita, no llamas jamás a la uniformidad. Por supuesto que suscribimos el Credo (¡por si alguien lo duda!). Y queremos acomodar nuestra vida, nuestra cotidianidad, los valores que la rigen, al espíritu de nuestro Señor y Salvador. También en las cuestiones sobre política. ¿Por qué alguien se atreve, no ya a insinuar que no es así, sino a plantear una dicotomía insalvable?

La consternación sigue por la negación de un hecho más que evidente: que el cuestionamiento del inadmisibledespreciable y satánico nacionalismo catalán viene de parte del irrevocable, glorioso y divino nacionalismo español. ¿O no? ¿En serio creen que no se nota, o que no se sabe que es nacionalismo también?

Y aquí humildemente se me ocurre: ¿quién es el supremacista? ¿no es el que considera que el único que tiene derecho a existir es uno mismo… porque los demás no están a la altura, se equivocan, o pecan… y mejor eliminarlos?

El pavor viene por la identificación y asimilación, al parecer incuestionable, de unas determinadas ideas políticas basadas en los principios del Movimiento Nacional -surgido de un golpe de estado que implantó un régimen autoritario y dictatorial arrollando militarmente una república democrática- y que heredaba en gran medida ese pensamiento fundacional de España basado en la eliminación de cualquier diferencia. ¿Españoles musulmanes? ¡Fuera! ¿Españoles judíos? ¡Largo! ¿Españoles protestantes? ¡Quémalos! O encarcélalos, a todos, y pídeles que se arrepientan, y que confiesen su error, y que abjuren públicamente. Sí, en plan Contrarreforma… Y retomo la frase: el pavor viene por suscribir que justamente eso es lo que dice la Biblia. Y que quien no piense así, no es cristiano.

Se nos dice, entre otras cosas, que incitamos al odio. Claro: discrepar es incitar al odio. ¿En serio se pretende dar por buena esta premisa? Vean el odio en las concentraciones masivas y festivas de los unos, y comparen. Sí, ya sabn con quiénes. Con los que, además, suelen quedar impunes de su violencia pública y registrada. Y de nuevo comparen. Sí, ya saben con quiénes, los que están encarcelados siendo pacíficos y pacificadores.

Y mientras los hay que siguen llamándonos nazis y supremacistas e inventando mentira tras mentira respecto a la vida en Cataluña en general (desde hace muchos años) o sobre la educación más concretamente, de nuevo, nos mata que nuestros hermanos no se molesten no ya en contrastar mínimamente las informaciones sino, por lo menos, mirar de obtener algún pequeño dato más. Por ejemplo, yendo a fuentes directas, es decir, los hermanos en la fe que viven en Cataluña. ¡Ah, no! Ellos son enemigos, y nazis y supremacistas, y separatistas-secesionistas-independentistas (¿nadie se da cuenta de que estas tres últimes palabras no son negatives en sí mismas? ¡Solo lo son porque se refieren a Cataluña con respecto a España!).

Porque toda la argumentación en favor de la independencia y la soberanía (que es distinto de nacionalismo) resulta hermosa, épica, una edificante historia de lucha y liberación en el caso de muchos de los pueblos del mundo (de Asia, Latinoamérica, Europa…), pero Cataluña, en esa misma tesitura, resulta que queda, por definición, en el lado oscuro, del lado del diablo. Por favor…

El amor busca el bienestar del otro, su felicidad. Incluso si el otro se equivoca concede respeto y da libertad… ¡Mira! ¡Como hace Jesús con los humanos! Pero mis hermanos… mis hermanos no. Y aplican la visceralidad buscando cómo justificarla con algún argumento pseudobíblico.

¿Cristianismo o nacionalismo? Venga, venga. No hay nada que elegir, ése no es el dilema. Ni siquiera cristianismo o soberanía.

Mejor cristianismo y más justicia, o cristianismo y cómo abordar los desacuerdos, o cristianismo y amar a tu prójimo como a ti mismo, o cristianismo y espíritu crítico y constructivo.

Y sigo triste, y muy preocupada, por la mezcla arbitraria de conceptos; la confusión entre firmeza de convicciones con agresión, o entre principios del nacionalcatolicismo y Biblia, o la no distición entre argumentos y descalificaciones e insultos; y las actitudes…

Termino ya. Con la convicción de que si no aplicamos en serio alguno de los principios de Jesucristo, la iglesia del Señor no solo está haciendo un flaco favor a la sociedad en medio de la que debe ser luz, sino que está siendo infiel a la misión recibida.

Amaos, sed benignos, orad los unos por los otros. Enseñaos, exhortaos, no os juzguéis los unos a los otros. Aceptaos (‘recibíos’ en RV60), soportaos, perdonaos los unos a los otros. No os envanezcáis, preocupaos, consolaos los unos a los otros.

El resumen de todo el párrafo es el primero de estos mandamientos: amaos los unos a los otros… como yo os he amado, dice el Señor.

 

*Publicado en http://www.lupaprotestante.com

A %d blogueros les gusta esto: