Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘crisis’

No deja de ser gracioso que toda esta primavera que se respira por todas partes, luminosa y perfumada, esconda uno de los inviernos más secos y letales, que ha arruinado los campos de toda la península. La mayoría de cultivos se han perdido, los bosques se incendian casi como en pleno verano, y el pronóstico del tiempo no permite vislumbrar algo de lluvia o nieve que llegue a tiempo.
En mi balcón, el jazmín está a punto de florecer. Su aroma penetrante llenará la casa y casi creeremos que todo va bien, como cada año, como siempre. Sin embargo, a poco que tengamos la radio puesta, o la tele, escucharemos de la dramática situación económica en la que estamos inmersos. Casi preferiremos no escuchar, pero eso no lo haremos.

Nos hemos dado cuenta de las innumerables tiendas que han cerrado en el barrio, de que en las horas punta hay significativamente menos tránsito, de la guerra de precios entre cafeterías y panaderías por captar o mantener algún cliente; tampoco hay coches nuevos en la zona pues la gente no hace despilfarros, hemos notado la reducción drástica de los transportes públicos, de los servicios médicos, del horario en las administraciones de atención a los ciudadanos; no vemos lo que ocurre en las escuelas e institutos, y siempre hemos confiado en la capacidad compensatoria de los maestros y profesores, pero nos tememos que ahora ya será imposible…

Y seguimos preguntándonos –porque no nos lo preguntamos ahora como si nos pillara de nuevo: nos lo preguntamos desde hace mucho, muchísimo tiempo-, seguimos preguntándonos, digo, por los gobiernos, por los sindicatos, por la patronal, por la banca, por todos los que se nos han rifado en nuestra cara. Porque no ha sido a nuestras espaldas solamente.

Con qué indiferencia han permitido que millones de personas aquí y en todo el mundo vean sus vidas arruinadas por lo que les queda de tiempo en esta tierra. Porque sacaban tajada, claro: algunos, una pequeñita y muy temporal, otros una enorme, de un poder casi absoluto.

Ahora, aquí en España, los trabajadores, con la nueva ley de reforma laboral, tenemos que aguantar que se nos identifique con maleantes. Sí: trabajador igual a maleante, así, en general. Empresario igual a buena gente, así, en general también. Yo creo que no.

Hasta donde a mí me alcanza, los abusos han venido de quien tenía la sartén por el mango, y los derechos de los trabajadores se ganaron para proteger de esos abusos. Ahora ya se cuestiona incluso la ley de derecho a huelga. Sí, señor. Y luego sigamos con la del derecho de reunión. Y luego la de libertad de conciencia. Buen camino.

Hay una crisis catastrófica, de acuerdo. Pues ahí es donde quedaría bien un gesto incluso de ostentación de esos 5 ó 10 que tienen el dinero en cada país, para que no hubiera que recortar nada más de los que no tienen, porque ya no tienen trabajo, si pierden la salud lo llevan claro, y la actual educación de sus hijos les aboca a un futuro incierto. Que paguen ellos, los que lo han arrebatado todo y nos condenan de por vida a los demás, que igualmente no renunciarán a nada, porque aún les quedará.

Yo soy trabajadora y no soy maleante. He administrado bien lo que he ganado hasta ahora, y con gratitud por mi buena fortuna. Es posible que jamás pueda ir a según qué restaurantes ni hoteles, ni otros lugares selectos que cuesten mucho dinero. Tampoco visitaré la mayoría de los parajes hermosos y espectaculares de este mundo. No tendré grandes posesiones. Pero eso no tiene mayor importancia, pues las cosas de verdadero valor son otras.

Son que se respete a las personas y no se las agreda, y se les permita ser libres. Primero porque tengan qué comer. Y salud, y trabajo, y educación. Y una casa, y cariño y cuidados.

Lo gracioso es que tenemos las fotos de casi todos los responsables de este desastre mayúsculo. Y Alguien tiene su nombre y apellidos para pedirles cuentas. 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: