Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 2/09/10

Que por nosotros no quede

Nos preguntábamos en el primer artículo de esta serie acerca de si nuestros niños van con gusto a las reuniones de la iglesia y apuntábamos lo que, a la luz de la Biblia, entendemos que es la práctica correcta en el seno de la familia. En la segunda entrega considerábamos algunas costumbres que pueden entorpecer la transmisión de nuestra fe, tanto en el ámbito familiar como en el eclesial, y algunos aspectos que pueden darse y que son contradictorios con esta fe que los adultos decimos profesar.

La importancia del tema que nos traemos entre manos radica en que la iglesia no es una asociación más, un club o agrupación como cualquier otro, sino el cuerpo de Cristo, el Hijo del único Dios vivo y verdadero, que ha provisto la única manera de ser salvos, por el perdón de nuestros pecados, y de disfrutar la vida eterna. No es cualquier cosa. No hay nada parecido en el mundo en cuanto a trascendencia real. Por eso, cuando nuestros hijos no quieren acompañarnos a los cultos y a las otras actividades de la iglesia, se pierden una oportunidad de bendiciones que sería larga de enumerar. Sabemos que la iglesia no es la única manera de encontrar a Dios, pues más bien es Él quien busca a cada persona, y puede hacerlo a través de su Palabra o de cualquier otro modo, pero es el plan que diseñó para su pueblo y, aunque a veces nosotros lo estropeamos con nuestras debilidades y flaquezas, es el mejor plan.
(más…)

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: